FEDERACIÓN COLOMBIANA DE OBSTETRICIA Y GINECOLOGÍA

COMITÉ DE SALUD MATERNA Y PERINATAL

ASUNTO: COMUNICADO ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS SARS-CoV-2 (COVID-19) EN EMBARAZO.

Federeación Colombiana de Obstetricia y Ginecología


Comunicado enfermedad por Coronavirus SARS-COV-2 (COVID-19) en embarazo

FECHA: 16 DE MARZO DE 2020


  1. GENERALIDADES.

Los coronavirus son una familia de virus encontrados con frecuencia en humanos y en muchas especies animales, que hasta inicios del siglo XI generaban aproximadamente el 30% de los cuadros gripales alrededor del mundo. El brote epidémico de enfermedad respiratoria generado por una nueva cepa de coronavirus denominado “SARS-CoV-2” inició a finales de 2019 en la provincia de Hubei de la República China (1), habiéndose rastreado el primer caso hacia noviembre de 2019 de acuerdo a datos del Gobierno Chino, aunque todavía no se ha identificado al paciente cero.

El síndrome respiratorio que genera la infección por SARS-CoV-2 en el humano se ha denominado “Enfermedad por coronavirus 2019” (COVID-19 por sus siglas en Inglés de Coronavirus Disease 2019) (2). El SARS-CoV-2 es un Betacoronavirus perteneciente al subgénero Sarbecovirus (3). La mayoría de los coronavirus con capacidad patógena para el humano, generan síntomas leves, a excepción de dos coronavirus: el MERS-CoV (causante del síndrome respiratorio de medio oriente) y el SARS-CoV (causante del síndrome respiratorio agudo severo). Los datos de secuenciación del virus muestran que el SARS-CoV-2 tiene una relación muy cercana con los coronavirus hallados en murciélagos, con los cuales comparte hasta el 85% de los nucleótidos secuenciados. Por otra parte, el SARS-CoV-2 comparte el 79% de los nucleótidos del SARS-CoV, y aproximadamente el 50% de los nucleótidos del MERS-CoV (4). El 30 de enero de 2020, el Comité de Emergencia Internacional sobre Regulación Sanitaria de la Organización Mundial de la Salud, declaró el brote de SARS-CoV-2 como «emergencia de salud pública de interés internacional» (PHEIC por sus siglas en inglés). Hasta el 12 de marzo de 2020 se han confirmado 125,048 casos de COVID-19, de los cuales 58,354 se han recuperado, y 4,613 han muerto. Se han reportado casos en todos los continentes, el primer caso identificado en Colombia fue el 6 de marzo de 2020, y a fecha 16 de marzo ya se contaba con 54 casos positivos de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Salud.

embarazada manos corazón

  1. INFECCIÓN POR SARS-CoV-2, Y ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019

(COVID-19) EN EL EMBARAZO.

La información es muy limitada sobre COVID-19 en embarazo. A pesar de que los reportes en embarazadas en infecciones virales emergentes por coronavirus como el caso del MERS y el SARS, muestran tasas altas de letalidad, para el COVID-19 las mujeres embarazadas no parecen ser más susceptibles a las consecuencias de COVID-19 que la población general. Los estudios disponibles hasta el momento reportan un número limitado de casos de infección por SARS- CoV-2 en pacientes embarazadas (18 pacientes con 19 fetos – 1 caso con embarazo gemelar), habiendo adquirido el 100% de los casos la infección durante el tercer trimestre (5). Hasta el momento no hay casos confirmados de infección intrauterina por COVID 19, aunque se ha informado en la literatura de un caso de posible transmisión vertical (transmisión de madre a bebé prenatal o intraparto) (6). La opinión de los expertos es que es poco probable que el feto esté expuesto durante el embarazo. Una serie de casos publicada por Chen et al (7) evaluó el líquido amniótico, la sangre del cordón umbilical, los hisopos de garganta neonatales y las muestras de leche materna de madres infectadas con COVID-19 y todas las muestras dieron negativo para el virus. El mismo grupo en China posteriormente reporta un estudio (8) en el cual evalúan tres placentas de madres infectadas con resultado negativo para el virus. Por lo tanto, es más probable que la transmisión sea durante el periodo neonatal. Actualmente no hay evidencia sobre la transmisión a través de fluidos genitales.

También te puede interesar: Complicaciones Durante el Embarazo

No obstante, lo anterior, las infecciones emergentes han demostrado tener un impacto importante sobre las mujeres en embarazo y sobre sus fetos. Ejemplos de lo anterior son la tasa de fatalidad reportada para dos coronavirus: para el SARS (la tasa de fatalidad en la serie más grande de casos fue del 25%, 3 de 12 casos reportados de pacientes gestantes) y para el MERS (tasa de fatalidad del 23% en el reporte más grande) (5). Los hallazgos clínicos observados en épocas más recientes con otra infección emergente, pero esta vez no por un coronavirus sino por un flavivirus como el Zika virus también demostró tener un impacto considerable sobre la salud materna y fetal (9). Es más probable que el comportamiento del SARS-CoV-2 sea similar al de los coronavirus mencionados, aunque por el momento con los casos reportados pareciera tener un comportamiento más benigno.

El periodo de incubación del SARS-CoV-2 es en promedio 5 días (IC 95% 4.5- 5.8 días), mientras que el desarrollo de los síntomas en promedio toma 11.5 días (IC95% 8.2-15.6 días) para cerca del 98% de los casos. De acuerdo a estos datos, tan solo el 1% de la población desarrollaría síntomas posteriores a un aislamiento de 14 días (10).

La transmisión persona a persona de SARS-CoV-2 es por gotas respiratorias de una persona infectada al ser inhaladas por otra persona en contacto estrecho (aproximadamente menor a 2 metros). La transmisión también podría ser posible vía fecal oral, dado el hallazgo de SARS-CoV-2 en heces, mientras que no es claro si la infección puede ser transmitida por fómites.

  1. IMPLICACIONES PARA LA SALUD FETAL.

Hasta el momento no hay casos reportados de infección intrauterina por COVID 19. A pesar de que hasta el momento no se haya reportado un impacto directo sobre la anatomía (efecto teratogénico), o sobre el crecimiento y desarrollo del feto, el escaso número de casos de gestantes con infección por SARS-CoV-2, nos obligan a ser prudentes respecto a las implicaciones que pudiera llegar a tener COVID-19 sobre el feto. Respecto al aparente incremento del riesgo de prematuridad por COVID-19, los datos hasta el momento no permiten concluir si pudiera ser debido al efecto de la infección viral o indicación materna. Hay al menos un reporte de parto pretérmino con ruptura prematura de membranas con evidencia de compromiso fetal al momento de la decisión del nacimiento (7). El análisis de dos series de casos (7)(11) que incluyen un total de 18 mujeres embarazadas infectadas con COVID-19 y 19 bebés (un grupo de gemelos), hubo 8 casos reportados con compromiso fetal. Dada esta tasa relativamente alta de compromiso fetal, actualmente se recomienda la monitorización electrónica fetal continua en el trabajo de parto para todas las mujeres con COVID-19.

  1. IMPLICACIONES PARA LA SALUD MATERNA.

No hay informes publicados sobre la susceptibilidad de las mujeres embarazadas a COVID 19. Por otra parte, las mujeres embarazadas experimentan cambios inmunológicos y fisiológicos que pueden hacerlas más susceptibles a las infecciones respiratorias virales, incluido COVID 19. Por ende, si pudiera llegar a considerarse a las gestantes como un grupo con mayor susceptibilidad de desarrollar complicaciones médicas como procesos neumónicos, y complicaciones obstétricas como parto pretérmino, secundarias a infección por SARS-CoV-2. Considerando los reportes iniciales y las lecciones aprendidas de SARS, MERS y otras infecciones virales respiratorias, se podría sugerir que las mujeres embarazadas podrían tener un curso clínico severo. Sin embargo, los reportes iniciales aparentemente no indican un comportamiento en las embarazadas similar al visto en infecciones emergentes previas como el SARS, o el MERS. Las manifestaciones clínicas del SARS-CoV-2 en la gestante suelen ser similares a las de la población no embarazada, e incluyen:  Fiebre (83-100%).

  • Tos (59-82%).
  • Mialgia (11-35%).
  • Cefalea (7-8%).
  • Diarrea (2-10%).

Los hallazgos en paraclínicos y pruebas de laboratorio del SARS-CoV-2 describen:

  • Anormalidades en la radiografía de tórax (100%).
  • Leucopenia (9-25%).
  • Linfopenia (35-70%).
  • Trombocitopenia (5-12%).
  • Elevación de la PCR y de las transaminasas.

Lee aquí acerca de los Medicamentos en el Embarazo

Son necesarios más estudios que evalúen las probables implicaciones de la infección por COVID 19 en el grupo de pacientes embarazadas. Los datos hasta la fecha en población general sugieren que aproximadamente el 80% de las infecciones son leves o asintomáticas, el 15% son infecciones graves que requieren oxígeno, y el 5% restantes son infecciones críticas que requieren de ventilación. Hasta el momento hay un solo caso reportado de una paciente embarazada con COVID-19 con requerimiento de ventilación mecánica a las 30 semanas de gestación y en quien se realizó una cesárea de emergencia con buena recuperación (12). La mortalidad por COVID-19 parece más alta que por influenza, especialmente la influenza estacional. La verdadera mortalidad de COVID-19 tomará algún tiempo para dilucidarse completamente. No obstante, los datos que tenemos hasta ahora indican que la tasa de mortalidad bruta (el número de muertes reportadas dividido por los casos reportados) se encuentra entre 3-4%, la tasa de mortalidad por infección (el número de muertes reportadas dividido por el número de infecciones) será menor. Para la influenza estacional, la mortalidad suele ser por debajo del 0.1%.

LEE AQUÍ EL ARTÍCULO COMPLETO

Fuente: Federación Colombiana de Ginecologóa y Obstetricia