POSICIÓN DE LA FEDERACIÓN COLOMBIANA DE OBSTETRICIA Y GINECOLOGÍA RESPECTO A LA PROTECCIÓN DE LOS EQUIPOS DE SALUD QUE REALIZAN ATENCIÓN EN GINECOLOGÍA Y OBSTÉTRICIA.

.

Federeación Colombiana de Obstetricia y Ginecología


El brote de coronavirus en China y en Europa, principalmente en Italia y España, permite aprender de la experiencia y anticipar situaciones graves. Los hospitales han sido empujados al punto de quiebre, con médicos y enfermeras sin equipo de protección adecuado colapsando en el trabajo e informando que los pacientes no recibirán atención que les pueda salvar la vida ante falta de talento humano calificado, insumos, elementos de protección o dispositivos médicos necesarios (1). Los Estados Unidos se han convertido en el país más afectado del mundo con 270.473 casos positivos al 3 de abril de 2020, mientras que Italia reporta 119.827 casos positivos y más de 14.800 personas fallecidas. A su vez España suma 117.710 casos con más de 11.000 muertes. Esta situación convirtió a Italia en el epicentro de las muertes por coronavirus en el mundo, superando a China, lugar donde comenzó el brote. Entre los casos positivos se reporta que entre un 5 y un 12% del personal de salud ha sido contagiado por el virus. (1) Los trabajadores de la salud (profesionales de medicina, enfermería, instrumentadoras, terapeutas, auxiliares, etc.) son una de las poblaciones con mayor riesgo de contraer la enfermedad y morir por ella. Sólo en Italia y a pesar del aislamiento, personal de salud ha muerto y más de 3.000 están enfermos de COVID-19 (1). Esta situación remarca que los trabajadores de la salud deben ser la población más protegida.

El equipo de protección personal (EPP) en general incluyendo las mascarillas quirúrgicas y los respiradores N-95 o equivalentes deben ser priorizados para los trabajadores de la salud, conforme las recomendaciones internacionales realizadas por los Centros para el Control y Prevención de enfermedades (CDC)(2).

También te puede interesar: Comunicado enfermedad por Coronavirus SARS-COV-2 (COVID-19) en embarazo

Mientras que otras especialidades pueden disminuir drásticamente las interacciones ambulatorias con pacientes e incluso las hospitalarias, la obstetricia es una especialidad que no puede evitar estas interacciones interpersonales directas: los nacimientos no se pueden posponer y las complicaciones médicas del embarazo deben ser atendidas prioritariamente con las implicaciones propias que tiene la maternidad como población especial y protegida por el Estado Colombiano. Por ello, para instituciones universitarias como el Hospital Thomas Jefferson en Filadelfia, es obligatorio que todos los trabajadores que entran en contacto directo con los pacientes de cuidado obstétrico usen EPP, tanto en el entorno ambulatorio como en el ámbito hospitalario (3).

Protección equipo médico

La evidencia actual es consistente con que el virus COVID-19 se transmite entre las personas a través de gotas respiratorias y por contacto. La transmisión por gotas ocurre cuando una persona está en contacto cercano (menor a 1 metro) con una persona infectada (sintomática o asintomática) y expone sus mucosas (boca y nariz) o conjuntiva (ojos) a gotas respiratorias. La transmisión por gotas también puede ocurrir a través de fómites en el entorno inmediato alrededor de la persona infectada (4). La transmisión aérea puede ocurrir cuando se generan aerosoles (intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, nebulizaciones, ventilación manual con presión positiva, desconectando al paciente del respirador, ventilación de presión positiva no invasiva, traqueostomía y reanimación cardiopulmonar). La evidencia obtenida de 75.465 casos de COVID-19 en China y de muestras de aire obtenidas de entornos de atención de pacientes con COVID-19 no sugieren la transmisión por aire (4–5).


LEE AQUÍ EL ARTÍCULO COMPLETO

Fuente: Federación Colombiana de Ginecologóa y Obstetricia